De regreso a casa…(parte 2)

 En la primera parte de este tema les mencioné que una de las cosas que tengo que hacer para volver al camino es: Humillarme ante Dios, y humillarme ante los hombres.

No es cosa fácil ninguna de las dos, en especial la segunda, pero sus resultados son mucho más gratificantes que el precio que se paga al hacerlo.

Lo que les quiero compartir a continuación, es lo que aprendí en un libro de Nancy Leigh DeMoss que se llama “Brokenness, the heart that God revives” (Quebrantamiento, el corazón que Dios revive). El tema del quebrantamiento no es ni el más famoso ni el más escuchado. Vivimos en una sociedad donde las apariencias son más importantes que lo real, donde el orgullo es más importante que la humildad y donde el “yo puedo sola” predomina más que el “yo te necesito”.

Muchas personas tienen un concepto errado de lo que es quebrantamiento, así que, para empezar, tenemos que aclarar lo que NO es:

  • Algunos piensan que es andar tristes y como con una nubecita negra sobre la cabeza. No conciben de que alguien quebrantado pueda sonreir o tener paz, cuando en realidad el verdadero quebrantamiento me libera y produce un profundo sentido de gozo y paz.
  • Otros piensan que es tener un concepto más bajo de mi persona que el que debo de tener. Esto me puede llevar a una falsa humildad, y el centro de atención, en vez de ser Cristo, soy YO.
  • Para muchos, evoca una imagen de derramar lágrimas–teniendo una experiencia emocional. Pero, desafortunadamente, muchos han derramado lágrimas y no han tenido un verdadero quebrantamiento.
  • Otros relacionan el quebrantamiento con estar profundamente heridos por circunstancias trágicas–la muerte de un ser querido, problemas financieros, enfermedad, etc.. Si bien es cierto de que Dios puede usar estas circunstancias para llamar nuestra atención, la tragedia no garantiza un verdadero quebrantamiento.

Entonces ¿cuál es el verdadero quebrantamiento?

Es estar, día a día, de acuerdo con Dios en cuanto a la condición real de mi corazón. No es una emoción, es una decisión. Es un ESTILO DE VIDA.

  • Quebrantamiento es “hacer polvo” mi voluntad–es una rendimiento TOTAL a la voluntad de Dios, sin resistencia. Es doblegar mi voluntad para que la vida del Señor Jesús fluya a través de mi.
  • Quebrantamiento es despojarme de una auto-dependencia, y empezar a depender de Dios. No descansar en todo aquello que YO pueda hacer, sino en lo que la GRACIA de Dios puede hacer en mí y a través de mí.
  • Quebrantamiento es suavizar la tierra de mi corazón–es eliminar todo aquello que ponga resistencia para que la semilla de la Palabra de Dios no eche raíces. Creyentes, con un corazón contrito y humillado, son receptivos a la Palabra de Dios.

“1 Así dice el Señor:
«El cielo es mi trono,
y la tierra, el estrado de mis pies.
¿Qué casa me pueden construir?
¿Qué morada me pueden ofrecer?
2 Fue mi mano la que hizo todas estas cosas;
fue así como llegaron a existir —afirma el Señor—.
»Yo estimo a los pobres y contritos de espíritu,
a los que tiemblan ante mi palabra
.” Isaías 66:1-2

 

En la tercera parte, aprenderemos que es “Quitar el techo” y “Botar paredes”

 

foto por nushuz

Anuncios

7 pensamientos en “De regreso a casa…(parte 2)

  1. ¡Gracias por compartir esto! Como decis, no es un tema popular. Pero Dios se le demuestra de una manera bien real y distinta a los que abrazan este principio.

  2. Hola Angie! desde el momento que te tomas el tiempo para estudiar y publicar esto, es muy especial.. y mas aun compartirlo con nosotras! thanks God for your words

  3. *Gracias Karis…la verdad que uno se pierde tantas bendiciones cuando se aferra al orgullo, sin darse cuenta de TODO lo que Dios nos da cuando somos humildes.

    *Roxi! gracias por visitar el blog, espero que sea de bendición para todo el que entre, y que podamos aprender juntas =o)

  4. Gracias Angie, tus publicaciones han tocado mi corazón, Dios es el mismo de siempre su bondad inmensa, con tanto para darnos y por nuestro orgullo no podemos recibir. “Dame o Dios un corazón contrito y humillado delante de tí ” , esta es mi oración hoy.

    • Gracias Ester–Dios es bueno y paciente con nosotros (yo lo se!!!!), y me uno a su oración, para que Dios haga lo que siempre ha querido hacer en nosotras.

  5. Gracias por tu honestidad!. Dios me ha mostrado que el primer paso para restuar un area de mi vida donde he sedido al pecado es llamar a las cosas por su nombre: “Confesar el pecado como pecado” Su palabra nos ensena que el hombre que se humilla, Dios lo exsalta!. Dios te continue animando y llenando de su gracia infinita!

    • Gracias Fanny, creo que la clave para poder quitarnos los lazos del pecado en nuestras vidas, es reconocer nuestra falta y humillarnos delante de nuestro Dios y luego esperar en Su gran misericordia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s