¿Hay esperanza para Honduras?

 

  

 

 

 

 

En medio del caos político, de la inseguridad como nación y como individuos, de la incertumbre en cuanto a futuros eventos, de la crisis financiera, me pregunto:

 

¿Hay esperanza para mi país?

¿Qué es lo que Dios pide de mí?

 

La esperanza de H0nduras somos los hijos de Dios–todos aquellos que hemos tomado la decisión de creerle a Dios que El nos perdonó todos nuestros pecados en la cruz, y nos ha dado vida eterna, por Su Gracia (gracia = favor inmerecido).

Como creyentes, podemos hacer una gran diferencia en nuestra nación, si tan sólo somos fieles en:

1. Orar por nuestras autoridades–a parte de que es un mandamiento, es una necesidad que tenemos.

“Así que recomiendo, ante todo, que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos, especialmente por los gobernantes y por todas las autoridades, para que tengamos paz y tranquilidad, y llevemos una vida piadosa y digna” 1 Timoteo 2:1-2

Esto lo podemos hacer individualmente, como familia, como Iglesia, o con varios hermanos en Cristo–pero lo importante es ¡HACERLO!

 

2. Compartir con otros la esperanza que tenemos–El Evangelio de nuestra Salvación.  El pasaje en Timoteo sigue diciendo:

“Esto es bueno y agradable a Dios nuestro Salvador, pues él quiere que todos sean salvos y lleguen a conocer la verdad” 1 Timoteo 2:3-4

Piensa en personas que están cerca de ti que no lo conocen a El, busca formas creativas de darles el evangelio: puede ser através de un regalo, de una notita, invitarlos a comer a tu casa…en fin, lo importantes es que sepan de que Dios los ama y que ¡Hay Esperanza en Cristo!

 

3. Vivir una vida de rectitud–los ojos de muchas personas están sobre nosotros que profesamos creer en Dios, y nuestro ejemplo los puede acercar o los puede alejar de El.  Que puedan ver en nosotros personas de una sola pieza y que HACEMOS EL BIEN.

“¡Ya se te ha declarado lo que es bueno!
      Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor:
   Practicar la justicia,
      amar la misericordia,
         y humillarte ante tu Dios
.”
Miqueas 6:8

 

4. Transmitir los principios de Dios a las próximas generaciones–El legado que dejamos en esta tierra como padres ¡son nuestros hijos! y qué mejor que dejar hombres y mujeres piadosos en esta tierra, para que hagan el bien y sean de bendición a su país.

“Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.”
Deuteronomio 6:6-7

 
Amamos nuestra tierra, y le rogamos a Dios por nuestro país…pero también necesitamos actuar a favor de Honduras.

 

“No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos”  Gálatas 6:9

  

foto por dorianbonilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s