La necesidad más grande de nuestros hijos (Parte 1)

foto por Spamily

Lo que les quiero compartir a continuación es una de las cosas que
aprendí en el libro de John MacArthur "What the Bible says about
Parenting" (Lo que la Biblia enseña acerca de la crianza de los hijos).
Ha sido de gran bendición y me ayudó a entender lo que en realidad
necesitan nuestros hijos.
_____________________________________________________________________________

Los hijos son una bendición de Dios, y es un privilegio el hecho de que El nos confíe sus preciosas vidas en nuestras manos.

Cuando pensamos en las necesidades primordiales de nuestros hijos, se nos vienen a la mente cosas como:

  • Cuidado fìsico: alimentaciòn, higiene, velar por su salud, etc.
  • Cuidado emocional: darles mucho cariño, respeto y comprensión.
  • Entrenarlos e instruirlos para que sean hijos obedientes, que sean ordenados, colaboradores en el hogar, responsables, etc.
  • Formación académica: ya sea escoger una buena institución educativa, o educarlos en el hogar (homeschool).
  • Inculcarles un alto estándar de moralidad, en especial en estos tiempos donde los valores morales están por los suelos (lo bueno es malo y lo malo es bueno)

Todas estas cosas son sumamente importanes, pero todavía hay una necesidad mucho más apremiante.  Para entender cuál es esa necesidad en la vida de nuestros hijos, tenemos que estar conscientes de su verdadero potencial.

 

Reconociendo el verdadero potencial de nuestros hijos

 

Cada niño viene al mundo con una capacidad insaciable para el mal.  Aún antes de su nacimiento, el corazón humano ya está programado para el pecado y el egoísmo…los niños no vienen al mundo buscando a Dios y la justicia.  Ellos vienen al mundo buscando satisfacer los deseos pecaminosos y egoístas.


¿De dónde los niños obtienen esta tendencia?…la obtienen de sus padres, que lo obtuvieron de sus padres, y así, hasta llegar a Adán.
La caída de Adán manchó toda la raza humana con pecado.  Tanto la culpa como la corrupción del pecado son universales.  El apostol Pablo escribió “Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron” Romanos 5:12

 

 

 Ya que todos nacemos con esta tendencia a pecar, es bien importante no dejar a nuestros hijos por si solos, ya que ellos escogeran una vida de pecado, que con el tiempo los llevará a su destrucción.

¿Qué podemos hacer nosotros los padres? ¿Cuál es la solución?

Algunos pueden pensar en lo siguiente:

  • Buen comportamiento–se puede llegar a creer que un estricto control del comportamiento del niño combinado con una firme disciplina sea la solución.  Ciertamente los buenos modales y la disciplina son aspectos importantes en la crianza de los hijos, pero no tratan con el verdadero problema, ya que es un problema del corazón.
  • Aislamiento–muchos pueden pensar que crear una burbuja alrededor de nuestros hijos para evitar las malas influencias es la respuesta a su problema.  Si bien es cierto hay que tener mucho cuidado con lo que ven nuestros hijos en la televisión, la música que escuchan, lo que ven en internet, y las amistades que escogen, no aborda el problema en si.  Al hacer eso terminaremos criando hijos ingenuos o simples, los cuales serán vulnerables a las tentaciones.  Nuestra meta como padres es enseñarles discernimiento.  Para empezar, no podremos aislar a nuestros hijos para siempre,  y cuando se enfrenten al mundo real deben de estar preparados con suficiente discernimiento y sabiduría para poder distinguir entre lo bueno y lo malo.  Pero también es bien importante saber que la mayor fuente de tentación no es el mundo ni el diablo, sino la carne, de la cual no podemos aislar a nuestros hijos.
  • Auto-estima–los expertos en este campo dicen que si los niños y adolescentes tienen un buen auto-estima muchos de sus problemas se resolverían.  Les dicen a los padres que no deben corregir el mal comportamiento de sus hijos, sino que deben dejar florecer su auto-imagen. Desafortunadamente, en el altar de la auto-estima se han sacrificado: el trabajo duro, la verdadera excelencia, el bueno comportamiento y el dominio propio.  Esta postura tiene una perspectiva no bíblica, está diametralmente opuesta a lo que la Biblia enseña sobre la verdadera condición humana, por lo tanto no es la solución a la verdadera necesidad de nuestros hiijos.

 

La necesidad más grande de nuestros hijos (y de toda la humanidad) es la

REGENERACION

 

 

En la segunda parte escribiré sobre lo que es la regeneración y las
buenas noticias para nuestros hijos. 
Anuncios

Un pensamiento en “La necesidad más grande de nuestros hijos (Parte 1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s