Pide perdón

“perdón” “me equivoqué”

“no fue mi intención lastimarte”

Son palabras y frases que nos cuesta decir, pero entre más dejamos pasar el tiempo es mucho más difícil.

Así que…

  • No demores en pedir perdón, porque cuando hacemos eso terminamos racionalizando lo que hicimos, y hasta podemos terminar culpando a la otra persona.
  • Sé humilde–el orgullo no le ha hecho bien a nadie, y es bien destructivo para nuestra vida y nuestras relaciones.  Al pedir perdón mantén una actitud de humildad.
  • No “clasifiques” a quién pedirle perdón o no–hazlo no importando a quien perjudicaste (si te cae bien o te cae mal), si en efecto fallaste, reconócelo y pide perdón.
  • No te limites por el temor a la reacción de la otra persona–tu parte es buscar la paz, y si  no te quiere perdonar, eso ya es entre esa persona y Dios.
  • El tiempo no hará tu parte–no ignores pensando que dejando que pase el tiempo a la persona se le olvidará lo que hiciste, más bien será todo lo contrario, la relación se volverá más fría y distante.  Algo que tal vez sólo te hubiera tomado un momento, ahora te tomará mucho más tiempo para que la relación sea igual o mejor que antes.

¡Comienza en casa!

Muchas veces a las personas a quienes más herimos viven con nosotros–padres, hermanos, cónyugue, hijos, etc.. Ellos son prioridad antes de cualquier otra relación que tengamos–así que ¡demostrémoselos!

Recuerda que cuando tardamos en pedir perdón o perdonar, le damos chance a satanás de destruir nuestras relaciones…

“Si se enojan, no pequen. No dejen que el sol se ponga estando aún enojados, ni den cabida al diablo”
Efesios 4:26-27

Busca la paz…

“Apártate del mal, y haz el bien;
Busca la paz, y síguela”  Salmos 34:14

“Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres”  Romanos 12:18

Todas tenemos algo que compartir…

Foto por Jessie Castellanos

“La palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros. Enseñaos y exhortaos unos a otros con toda sabiduría. Cantad con gracia en vuestros corazones al Señor, con salmos, himnos y cánticos espirituales” Colosenses 3:16

¿Cuándo fue la última vez que le compartiste a alguien lo que Dios te ha estado enseñando? ¿hace poco? ¿no hace mucho? ¿ya ni te acuerdas?

Muchas veces se nos olvida la importancia de estar compartiendo entre nosotras las verdades de nuestro Dios, y de estarnos afianzando en la Fe.

Tal vez no te sientas “capacitada” para hacerlo, o no crees ser lo suficientemente “espiritual” como otras personas que conoces.  Pero Dios no te pide que llenes un sin número de requisitos para hacerlo, pero si hay uno que es muy indispensable…

“La palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros…”

Si alguna vez has tenido la buena intención de compartir con alguien pero tu mente está en blanco, es bien probable que la Palabra de Dios no abunda en tu corazón.  A mi me ha pasado muchas veces–tengo toda la buena voluntad de compartir con alguien y de repente me doy cuenta que no tengo qué compartir, y es porque ¡no he pasado tiempo con Aquel que siempre tiene algo que enseñarme!

Así que, te animo a que:

  1. Escribas esa nota, o…
  2. Hagas esa llamada, o…
  3. Te le acerques a una persona…

…y comparte de la abundancia que hay en tu corazón.  Para eso necesitas pasar tiempo en la Palabra y permitirle a Dios que te enseñe a ti primero.

Este es un hábito que quiero implementar en mi día a día, el poder recibir de Dios a diario a través de Su Palabra y luego compartirla con otras personas.

Recuerda…

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarg:uir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”

2 Timoteo 3:16-17

El poder está en el mensaje, no en el mensajero =o)

PD: si conoces a alguien que tiene este buen hábito de estar compartiendo versos bíblicos, te recomiendo que:  1.  se lo agradezcas,  y  2. sigue su buen ejemplo.

_________________________________________________________________________

Anécdota: Hace varios años tuve la oportunidad de viajar a Nueva Jersey y visitar a unos hermanos de la Iglesia, (ellos vivían en Honduras y se mudaron a esa ciudad) para mi sorpresa una de mis amigas todavía tenía una hojita donde le había compartido un verso bíblico muchos años atrás.  Lo sorprendente es que esa hojita sobrevivió el Mitch, (huracán que asotó a Honduras en 1998) la casa de esta familia se les inundó, pero su Biblia y lo que tenía en ella sobrevivieron.

Un camino inolvidable

foto por RichardLowkes

Esta es la nota que le escribí a las personas que se unieron conmigo
en la lectura de la Biblia en 90 días

____________________________________________________________

Una pequeña nota…

Les quiero dar las gracias por apuntarse en este gran reto, porque ha sido de mucho ánimo para mí. ¡Gracias!
Tambien les quiero compartir lo que leí el lunes cuando venía en el avión de regreso a casa, de un libro de Elizabeth George “Following God with all your heart”, y en los primeros capítulos ella toca el tema de la importancia de “leer, meditar y obedecer Su Palabra” (¡muy oportuna!). Lo que me llamó mucho la atención fueron dos ejemplos que ella dió:

  • El primero ejemplo es el de una mujer cristiana que influyó mucho en su vida, desde que ella era joven en su andar con Dios. Ella la admiraba mucho; esta mujer era paciente, amigable, segura, ayudadora. Ella era una constante fuente de animo, consolación, consejo, afirmación, exhortación, y exaltación del Señor…todo esto usando la Palabra de Dios como su fuente de sabiduría y conocimiento. Era una mujer verdaderamente influyente, usando la Palabra de Dios y su poder para impactar positivamente a muchos.
    Cuando por fin agarra el valor de preguntarle como hacia su devocional, ella le dijo que dividía la lectura de la Biblia de tal forma que la leía ¡4 veces al año!. Pero había algo extra que hacía esta mujer antes de comenzar a leer la Biblia de principio a fin, y era que ella escogía un tema en particular y escribía en su libreta de apuntes sus descubrimientos.Este ejemplo me está ayudando a ver este tiempo no sólo como leer la Biblia en un período corto de tiempo, sino que hacerlo CON PROPOSITO. Buscar un tema en el que yo SE con claridad que necesito la ayuda y dirección de Dios.Tal vez hemos estado luchando con un área en nuestras vidas que no queremos ceder, o en la que caemos continuamente (ejemplo: pereza, mal manejo del tiempo, inmoralidad sexual) o simplemente queremos ser mejores cónyugues, padres, siervos, etc.

Busquemos un tópico en especial y dejemos que Su Palabra cambie nuestra forma de pensar, lo cual cambiará nuestra forma de actuar.

  • En el segundo ejemplo ella cuenta de que su esposo trabajaba en el área de admisión de “El Seminario del Maestro” en California. Una Iglesia en California enviaba estudiante tras estudiante al Seminario. Un día lo llamaron y le dijeron que 12 jóvenes se había apuntado. Su esposo se preguntaba ¿qué está sucediendo en esta Iglesia? ¿Por qué tanto fruto se produce en esta congregación?. El se dió cuenta. El pastor de los jóvenes adultos los había retado a leer 15 capítulos diarios de la Biblia. Eso los llevó a leer la Biblia 4 veces en el año. El exponerse a la verdad de Dios creó en ellos un deseo de conocer más sobre la Biblia. También los motivó y los instruyó a darle a conocer a otros el poder de las Escrituras para que también ellos se enamoraran más de Dios y de Su Palabra.

La verdad es que Dios, por lo menos en mi vida, me confirmó y me animó para llevar a cabo esta lectura. Mi deseo es que al cabo de estos 90 días yo no sea igual.

Mi tópico: “Un corazón y una mente completamente entregados a Dios”

¿Cuál será el tuyo?

“En tus mandamientos meditaré;
Consideraré tus caminos.

Me regocijaré en tus estatutos;
No me olvidaré de tus palabras”

Salmos 119:15-16

Florece donde estás plantada

foto por doncon402

 

“Florece donde estas plantada” es una frase que escuché hace muchos años, y se quedó grabada en mi mente, y me ha hecho pensar… 

 ¿Cuántas veces nos hemos quejado o hemos murmurado del lugar donde nos tiene Dios el día de hoy?  ¿Cuánto tiempo invertimos pensando en ese “lugar” maravilloso donde nos gustaría estar?

  • Si estas soltera, quieres estar casada
  • Si estas casada, te quejas del esposo y de los hijos
  • Si tienes trabajo, sueñas con un mejor trabajo
  • Si no tienes trabajo, deseas tener “cualquier” trabajo
  • Si estás alquilando, quieres casa propia
  • Si tienes tu casa, la quieres más grande y más bonita
  • Y la lista puede seguir, y seguir…

Nunca estamos contentas, siempre anhelamos “algo mejor”.  No me malinterpreten, el desear algo, tener metas y sueños no es malo–para nada (es más, te recomiendo que tengas metas y que sueñes en grande).  Lo malo es cuando eso nos causa insatisfacción y no damos lo mejor de nosotras en lo que estamos haciendo hoy, a parte de que lo hacemos de mala gana.

Muchas de nuestras frustraciones vienen porque no tenemos lo que queremos, o porque las circunstancias que estamos pasando son difíciles, o porque las personas a nuestro alrededor no cambian.  La mayoría de estas cosas no las podemos controlar ni cambiar (aunque querramos), pero sí hay algo que está bajo nuestro control y depende de nosotros–Nuestras actitudes, acciones, pensamientos y palabras.

 

¿Qué cosas me pueden ayudar a estar contenta dónde Dios me tiene?

  • En Primer lugar–¡¡SER AGRADECIDAS!!   No hay algo más lindo a los ojos de Dios que una persona con un corazón agradecido, y que lo refleja en su vida.  Es bueno desarrollar el hábito de darle gracias a Dios a diario.  Esto ayudará a que nuestro corazón no se llene de codicia, avaria y envidia.
    “den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús”  1 Tesalonisenses 5:18

 

  • Hacer las cosas para Dios–dedícale a Dios cada actividad, palabra y pensamiento de tu día; eso le dará una perspectiva diferente a tus quehaceres, ya que aquello que mirabas como mundano y terrenal–barrer, trapear, cambiar pañales, cocinar, etc.–se puede convertir en eterno y especial.
    “”Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo”  Colosenses 3:23

 

  • Invita a Dios a que sea parte de lo que haces a diario–no sólo le damos gracias y le dedicamos nuestras actividades, sino que también lo invitamos a que ser parte de lo que hacemos, decimos y pensamos.  Cuando hacemos esto, Dios va enderezando nuestros caminos.  ¿Qué quiero decir con esto?  que cuando Dios es parte de lo que hago, eso me ayuda a pensar bien en lo que voy a hacer, porque NO VOY A INVITAR A DIOS A HACER ALGO MALO.
    “Confía en el Señor de todo corazón,
          y no en tu propia inteligencia. 
    Reconócelo en todos tus caminos,
          y él allanará tus sendas
    ”  Proverbios 3:5-6

 

Aprendamos a estar contentas sea cual sea nuestra situación, y recordar de que hay un propósito en todo lo que Dios permite en nuestras vidas.

 

Florece donde estás plantada, y verás como Dios adorna este mundo con Su belleza
reflejada en tu vida.

Mujer Fuerte vrs Mujer de Fortaleza

foto por carlosm76

Una mujer fuerte hace ejercicios todos los días para mantener su cuerpo en forma…
Pero una mujer de Fortaleza se arrodilla en oración para mantener su alma en forma.

 

Una mujer fuerte no le tiene miedo a nada…
Pero una mujer de fortaleza muestra coraje en medio
de su temor.

 

Una mujer fuerte no va a dejar que nadie saque lo mejor de ella…
Pero una mujer de fortaleza da lo mejor de ella a todos.

  

Una mujer fuerte comete errores y los evita en el futuro…
Una mujer de fortaleza se da cuenta que los errores de la vida pueden ser bendiciones de Dios.

 

Una mujer fuerte camina muy segura…
Pero una mujer de fortaleza sabe que Dios la sostendrá cuando ella caiga.

 

Una mujer fuerte se viste de una apariencia de seguridad en ella misma…
Pero una mujer de fortaleza se viste de Gracia.

 

Una mujer fuerte tiene fe de que ella es lo suficientemente fuerte para el viaje…
Pero una mujer de fortaleza tiene fe de que es en el viaje donde ella llegará a ser fuerte.

 

(Esta reflexión la recibí hace mucho tiempo en mi correo electrónico
y se los quería compartir)

 

Generosidad…en el lugar menos esperado

foto por yarnzombie

Cuando voy de regreso a mi casa del trabajo, siempre paso por una esquina donde está un señor con una carreta vendiendo bananos y otras frutas.

De un tiempo para acá le comencé a comprar bananos.  Lo que me llamó la atención es que desde el primer día el señor me puso más bananos de lo que le compré; no me percaté de esto, sino hasta llegar a la casa.

La próxima vez que paré a comprarle, le pagué los que me había puesto de más.  Pero siempre que le compro me regala uno o más bananos.  Entonces me dí cuenta de que no fue un error, sino que de su noble corazón salió darme más de lo que le pedí.

 

Siempre que paso por esa esquina y lo veo recuerdo de que la Generosidad no se lleva en el bolsillo, sino en el corazón.

 

Su vida me amonesta, ya que él tiene más necesidad de la que yo pueda estar pasando, pero él siempre con una gran sonrisa, me da de lo que dispuso en su corazón.

Esa actitud deseo tener, poder dar de lo que tengo y de lo que he dispuesto en mi corazón, y por sobre todo ¡¡hacerlo con alegría!!

 

Ya veo el por qué

     “Dios ama al dador alegre”

The Valley of Vision (El Valle de Visión)

Lord, High and Holy, meek and lowly,
Thou hast brought me to the valley of vision,
where I live in the depths but see thee in the heights;
hemmed in by mountains of sin I behold thy glory.

Let me learn by paradox
that the way down is the way up,
that to be low is to be high,
that the broken heart is the healed heart,
that the contrite spirit is the rejoicing spirit,
that the repenting soul is the victorious soul,
that to have nothing is to possess all,
that to bear the cross is to wear the crown,
that to give is to receive,
that the valley is the place of vision.
Lord, in the daytime stars can be seen from deepest wells,
and the deeper the wells the brighter thy stars shine;
Let me find thy light in my darkness,
thy life in my death,
thy joy in my sorrow,
thy grace in my sin,
thy riches in my poverty,
thy glory in my valley.

From: “The Valley of Vision: A Collection of Puritan Prayers and Devotions”
 
 
El Valle de Visión
 
Señor, Alto y Santo, manso y humilde,
me has traído al valle de visión,
donde vivo en las profundidades pero te veo en las alturas,
rodeado por las montañas de mi pecado contemplo tu gloria.
Enséñame a aprender por paradoja
que el camino hacia abajo es el camino hacia arriba,
que ser bajo es ser alto,
que el corazón quebrantado es el corazón sanado,
que el espíritu contrito es el espíritu regocijado,
que el alma arrepentida es el alma victoriosa,
que no tener nada es poseerlo todo,
que cargar la cruz es usar la corona,
que dar es recibir,
que el valle es el lugar de visión.
Señor, en el día las estrellas pueden ser vistas desde el más profundo pozo,
y entre más profundo el pozo brillan más las estrellas.
Que pueda encontrar tu luz en mi oscuridad,
tu vida en mi muerte,
tu gozo en mi tristeza,
tu gracia en mi pecado,
tus riquezas en mi pobreza,
tu gloria en mi valle.
 
De: “El Valle de Visión: Una colección de oraciones y devociones puritanas”
 
foto por Katarina 2353

¿Hay esperanza para Honduras?

 

  

 

 

 

 

En medio del caos político, de la inseguridad como nación y como individuos, de la incertumbre en cuanto a futuros eventos, de la crisis financiera, me pregunto:

 

¿Hay esperanza para mi país?

¿Qué es lo que Dios pide de mí?

 

La esperanza de H0nduras somos los hijos de Dios–todos aquellos que hemos tomado la decisión de creerle a Dios que El nos perdonó todos nuestros pecados en la cruz, y nos ha dado vida eterna, por Su Gracia (gracia = favor inmerecido).

Como creyentes, podemos hacer una gran diferencia en nuestra nación, si tan sólo somos fieles en:

1. Orar por nuestras autoridades–a parte de que es un mandamiento, es una necesidad que tenemos.

“Así que recomiendo, ante todo, que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos, especialmente por los gobernantes y por todas las autoridades, para que tengamos paz y tranquilidad, y llevemos una vida piadosa y digna” 1 Timoteo 2:1-2

Esto lo podemos hacer individualmente, como familia, como Iglesia, o con varios hermanos en Cristo–pero lo importante es ¡HACERLO!

 

2. Compartir con otros la esperanza que tenemos–El Evangelio de nuestra Salvación.  El pasaje en Timoteo sigue diciendo:

“Esto es bueno y agradable a Dios nuestro Salvador, pues él quiere que todos sean salvos y lleguen a conocer la verdad” 1 Timoteo 2:3-4

Piensa en personas que están cerca de ti que no lo conocen a El, busca formas creativas de darles el evangelio: puede ser através de un regalo, de una notita, invitarlos a comer a tu casa…en fin, lo importantes es que sepan de que Dios los ama y que ¡Hay Esperanza en Cristo!

 

3. Vivir una vida de rectitud–los ojos de muchas personas están sobre nosotros que profesamos creer en Dios, y nuestro ejemplo los puede acercar o los puede alejar de El.  Que puedan ver en nosotros personas de una sola pieza y que HACEMOS EL BIEN.

“¡Ya se te ha declarado lo que es bueno!
      Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor:
   Practicar la justicia,
      amar la misericordia,
         y humillarte ante tu Dios
.”
Miqueas 6:8

 

4. Transmitir los principios de Dios a las próximas generaciones–El legado que dejamos en esta tierra como padres ¡son nuestros hijos! y qué mejor que dejar hombres y mujeres piadosos en esta tierra, para que hagan el bien y sean de bendición a su país.

“Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.”
Deuteronomio 6:6-7

 
Amamos nuestra tierra, y le rogamos a Dios por nuestro país…pero también necesitamos actuar a favor de Honduras.

 

“No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos”  Gálatas 6:9

  

foto por dorianbonilla

La Voluntad de Dios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

foto por Luke Andrew Scowen  

La Voluntad de Dios nunca te llevará…
Donde la gracia de Dios no te pueda guardar
Donde los brazos de Dios no te puedan sostener
Donde las riquezas de Dios no puedan suplir tus necesidades
Donde el poder de Dios no te pueda dotar

La Voluntad de Dios nunca te llevará…
Donde el Espíritu de Dios no pueda trabajar a través de ti
Donde la sabiduría de Dios no te pueda enseñar
Donde el ejército de Dios no te pueda proteger
Donde las manos de Dios no te puedan moldear

La Voluntad de Dios nunca te llevará…
Donde el amor de Dios no te pueda cubrir
Donde las misericordias de Dios no te puedan sostener
Donde la paz de Dios no te pueda calmar
Donde la autoridad de Dios no este a tu favor

La Voluntad de Dios nunca te llevará…
Donde el consuelo de Dios no pueda secar tus lágrimas
Donde la Palabra de Dios no te pueda alimentar
Donde los milagros de Dios no se puedan hacer para ti
Donde la Omnipresencia de Dios no te pueda encontrar

Todo sucede con un propósito.

Tal vez nosotros no vemos la sabiduría en todo esto ahora, pero creemos y confiamos que en Dios todo es para bien.

“Y SABEMOS QUE A LOS QUE AMAN A DIOS, TODAS LAS COSAS LES AYUDAN A BIEN…” ROMANOS 8:28

Donde la Voluntad de Dios te guíe…La Gracia de Dios te guardará

(esto lo compartieron en una reunión de Iglesia y Dios me dió mucha paz,
ya que estaba pasando por una situación bien difícil…Su perfecta voluntad trae paz)