Una cuestión del Corazón

Knitting Hearts for Haiti 11-21-09 1 by stevendepolo

Era la noche del 17 de Mayo del 2010, cuando nació nuestra bella hija; esa noche recibimos la noticia de que ella había nacido con síndrome de Down.  Pero la noticia que nos preocupó más, fue la que recibimos al siguiente día, cuando nos dijeron que nuestra bebé había nacido con una cardiopatía congénita (La enfermedad cardíaca congénita o cardiopatía congénita se refiere a problemas con la estructura y funcionamiento del corazón debido a un desarrollo anormal de éste antes del nacimiento). El 50% de los bebes que nacen con síndrome de Down, tienen problemas del corazón, unos que pueden ser tratados con medicina y se curan con el tiempo, otros son más severos y se requiere intervención quirúrgica para corregirlos.  Nuestra bebé necesitaba una operación.

Al nacer, ella pesó 6 ½ libras, lo cual no está nada mal para una bebé, pero por causa del problema en su corazón, ella no estaba creciendo como debía.  Estaba delgada, se cansaba con facilidad, su color era bien pálido y no comía la cantidad que esperábamos.  A los 4 meses de edad sólo había aumentado 2 ½ libras.

Gracias a Dios tuvimos la gran bendición de poder operar a nuestra hija.  No fue un proceso fácil, ya que nos tuvimos que separar temporalmente de nuestra familia, y siempre estaba el riesgo de que algo malo sucediera durante la operación (la operación fue de corazón abierto).  De igual forma, si no realizaban la operación, la expectativa de vida de nuestra hija era muy baja, así que decidimos arriesgarnos.



Fue increíble el cambio que tuvo nuestra hija después de la operación, era como que si me habían entregado otra bebé. Comenzó a aumentar de peso, tenía color en sus mejillas, estaba más alerta, comía muy bien.


Sé que Dios la cuidó durante todo este proceso e hizo posible que nuestra hija tuviera una oportunidad de vivir; pero al mismo tiempo me dí cuenta de lo importante que es que nuestro corazón esté funcionando bien.

Pensé en mi vida y en mi corazón (no el físico, sino el asiento de mis emociones y pensamientos).

¡Cuán importante es que esté sano y limpio!


Mi corazón fue creado para amar a Dios, y cuando no está cumpliendo esa finalidad, todo mi ser no va a “funcionar” como debe.

Nuestro corazón puede padecer muchas enfermedades: envidia, orgullo, celos, avaricia, mal agradecido, lujuria, múrmura, etc.; la lista puede seguir y seguir, pero la medicina y el médico son los mismos desde antaño–Dios y Su Palabra.  Cuando le doy a Dios mi corazón para someterme a Su Palabra, éste comienza a sanarse y a limpiarse de toda enfermedad que le impide trabajar bien.

“¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar Tu Palabra”  Salmos 119:9

La próxima vez que te sientas mal del corazón, llévaselo a Dios y verás las maravillas que El hará.

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;
porque de él mana la vida”

Proverbios 4:23

Foto por stevendepolo

Aprendiendo sobre el Síndrome de Down

 

¿Qué es el Síndrome de Down?

El síndrome de Down (SD) es un trastorno genético causado por la presencia de una copia extra del cromosoma 21 (o una parte del mismo), en vez de los dos habituales (trisomía del par 21), caracterizado por la presencia de un grado variable de retraso mental y unos rasgos físicos peculiares que le dan un aspecto reconocible. Es la causa más frecuente de discapacidad psíquica congénita y debe su nombre a John Langdon Haydon Down que fue el primero en describir esta alteración genética en 1866, aunque nunca llegó a descubrir las causas que la producían. En julio de 1958 un joven investigador llamado Jérôme Lejeune descubrió que el síndrome es una alteración en el mencionado par de cromosomas.

Las personas con Síndrome de Down tienen una probabilidad algo superior a la de la población general de padecer algunas patologías, especialmente de corazón, sistema digestivo y sistema endocrino, debido al exceso de proteínas sintetizadas por el cromosoma de más.  En la actualidad no existe ningún tratamiento farmacológico que haya demostrado mejorar las capacidades intelectuales de estas personas. Las terapias de estimulación precoz y el cambio en la mentalidad de la sociedad, por el contrario, sí están suponiendo un cambio cualitativo positivo en sus expectativas vitales.

*La información anterior fue tomada de wikipedia

 

Como madre de una bella bebé con SD, mucha de la información que uno pueda encontrar no es muy “alentadora”, ya que la mayoría de esta información solo trae malas noticias.

Contrario a lo que sucede cuando uno habla con padres de hijos “especiales”–¡todo el panorama cambia!.  Hemos tenido la dicha de conocer a padres que han estado o están en nuestra misma situación, y ellos, a pesar de los retos que han tenido que enfrentar, sólo reflejan una alegría y un agradecimiento a Dios por haber puesto en el seno de sus hogares un bebé con necesidades especiales.

Sólo Dios sabe lo privilegiados que nos sentimos como familia de tener con nosotros a nuestra preciosa Angélica Esperanza, y sabemos que… ¡LO MEJOR ESTA POR VENIR!

” Tú creaste mis entrañas; 
me formaste en el vientre de mi madre. 
¡Te alabo porque soy una creación admirable! 
¡Tus obras son maravillosas, 
y esto lo sé muy bien!”

Salmos 139:13-14

Todas tenemos algo que compartir…

Foto por Jessie Castellanos

“La palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros. Enseñaos y exhortaos unos a otros con toda sabiduría. Cantad con gracia en vuestros corazones al Señor, con salmos, himnos y cánticos espirituales” Colosenses 3:16

¿Cuándo fue la última vez que le compartiste a alguien lo que Dios te ha estado enseñando? ¿hace poco? ¿no hace mucho? ¿ya ni te acuerdas?

Muchas veces se nos olvida la importancia de estar compartiendo entre nosotras las verdades de nuestro Dios, y de estarnos afianzando en la Fe.

Tal vez no te sientas “capacitada” para hacerlo, o no crees ser lo suficientemente “espiritual” como otras personas que conoces.  Pero Dios no te pide que llenes un sin número de requisitos para hacerlo, pero si hay uno que es muy indispensable…

“La palabra de Cristo habite en abundancia en vosotros…”

Si alguna vez has tenido la buena intención de compartir con alguien pero tu mente está en blanco, es bien probable que la Palabra de Dios no abunda en tu corazón.  A mi me ha pasado muchas veces–tengo toda la buena voluntad de compartir con alguien y de repente me doy cuenta que no tengo qué compartir, y es porque ¡no he pasado tiempo con Aquel que siempre tiene algo que enseñarme!

Así que, te animo a que:

  1. Escribas esa nota, o…
  2. Hagas esa llamada, o…
  3. Te le acerques a una persona…

…y comparte de la abundancia que hay en tu corazón.  Para eso necesitas pasar tiempo en la Palabra y permitirle a Dios que te enseñe a ti primero.

Este es un hábito que quiero implementar en mi día a día, el poder recibir de Dios a diario a través de Su Palabra y luego compartirla con otras personas.

Recuerda…

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarg:uir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”

2 Timoteo 3:16-17

El poder está en el mensaje, no en el mensajero =o)

PD: si conoces a alguien que tiene este buen hábito de estar compartiendo versos bíblicos, te recomiendo que:  1.  se lo agradezcas,  y  2. sigue su buen ejemplo.

_________________________________________________________________________

Anécdota: Hace varios años tuve la oportunidad de viajar a Nueva Jersey y visitar a unos hermanos de la Iglesia, (ellos vivían en Honduras y se mudaron a esa ciudad) para mi sorpresa una de mis amigas todavía tenía una hojita donde le había compartido un verso bíblico muchos años atrás.  Lo sorprendente es que esa hojita sobrevivió el Mitch, (huracán que asotó a Honduras en 1998) la casa de esta familia se les inundó, pero su Biblia y lo que tenía en ella sobrevivieron.

Reconectándome con Dios

Confesión:  llevo un poco más del año tratando de descifrar qué es lo que ha apagado la llama de mi corazón para con Dios ¿Dónde está esa pasión que antes era bien latente en mi vida? ¿Qué me pasó?

No sé si te has encontrado en la misma situación alguna vez en tu vida o, si con mucha suerte, nunca te ha pasado.  En lo personal no me había sentido así nunca y espero no volver a sentirme así.  Pero en medio de este valle que está pasando mi corazón, alzo los ojos al cielo y espero en Su misericordia poder avivar ese fuego en mi interior, con mucha más pasión que antes.

Mi oración:

“Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno” Salmos 139:23-24

“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí” Salmos 51:10

De algo si estoy segura, sin un corazón quebrantado delante de El y un genuino arrepentimiento, no podré tener victoria en esta área tan crucial de mi vida.

Sólo Dios puede hacer en mi vida los cambios necesarios, y aunque yo quiera y trate en mis propias fuerzas no lo lograré sin El.  Bien que tenía razón el Señor Jesús cuando dijo:

“Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer”  Juan 15:5


¿Cuál es mi plan de acción?

Plan ARendirme bajo la poderosa mano de Dios–lo que implica:

1) Reactivar mi vida de oración, que sea de una manera ferviente, constante, con fe y en humildad,

2)  Lectura y meditación de las Escrituras–habituar mi mente a estar constantemente pensando en lo que leí y aprendí en Su Palabra;

3) Creer Sus promesas, obedecer Sus mandamientos y vivir conforme a Sus principios y no a los de este mundo;

4) Servir con un corazón humilde y sincero a mi esposo e hijos; y

5) Entregarme cada vez más al servicio de la obra de Dios.

Plan B–¡NO HAY!

Señor, enséñame a orar (parte 1)

 girl-praying

 

____________________________________________________________

Mi Plática con Dios

 

Cuando entablamos una relación con alguien, especialmente de amistad, la mejor forma de conocer a la persona es a través de la comunicación: nosotros platicamos con esa persona, y esa persona platica con nosotros.  Igual es con Dios, El nos habla a través de Su Palabra (La Biblia), y nosotros hablamos con El por medio de la oración.

Muchas veces hacemos de la oración un gran misterio, cuando es una de las cosas más fáciles que podemos hacer—a cualquier hora, en cualquier lugar.  A pesar de lo sencillo que es, siempre está la gran pregunta: ¿Cómo debo orar? Dios nos constesta esa pregunta; y ahora veremos lo que El nos dice al respecto:

 

  • Ser constantes, podemos hablar con El en todo tiempo“17oren sin cesar”  1 Tes. 5:17–“1Jesús les contó a sus discípulos una parábola para mostrarles que debían orar siempre, sin desanimarse” Lucas 18:1

 

  • Dios nos entiende, así que podemos platicar con El sobre cualquier cosa que esté en nuestro corazones–15 Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. 16 Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.  Hebreos 4:15-16

 

  • ¿Y qué cosas puedo decir en oración?  Puede variar desde agradecimientos hasta peticiones…
  1. Darle gracias por todo18 den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús.
    1 Tesalonicenses 5:18
  2. Alabarlo por las cosas que ha hecho, o por lo que El es—”Él es el motivo de tu alabanza; él es tu Dios, el que hizo en tu favor las grandes y maravillosas hazañas que tú mismo presenciaste”  Deuterenomio 10:21
  3. Peticiones personales—”No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias”  Filipenses 4:6
  4. Interceder por otros—”Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos. Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos”  Efesios 6:18

 

Cositas a considerar en mi oración

  1. La oración  eficaz se hace con fe—”Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración, y lo obtendrán” Marcos 11:24
  2. La oración dinámica surge de un corazón obediente—”y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él”  1 Juan 3:22
  3. Orarle a Dios Padre en el nombre del Señor Jesucristo—”Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré”  Juan 14:13-14
  4. Desear la voluntad de Dios al orar—”Yendo un poco más allá, se postró sobre su rostro y oró: “Padre mío, si es posible, no me hagas beber este trago amargo. Pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú”  Mateo 26:39

 

 

Confía siempre en él, pueblo mío; ábrele tu corazón cuando estés ante él.

¡Dios es nuestro refugio! 

Salmos 62:5,8

La vuelta a la Biblia en 88 días

foto por artsyevie

(Al sacar la cuenta de los días, no son 90, sino 88)


¡Nuestra aventura ya tiene nombre!

(cortesía de Dennis Chavarría)

 

A continuación quiero compartirles un poco de lo que hemos aprendido en estas tres semanas que llevamos de lectura.  Espero que sea de ánimo y bendición para quien lo lea, y que si en estos momentos no está pasando tiempo en la lectura y meditación de las Escrituras, pueda tomar su Biblia y comenzar su gran aventura con Dios a través de Su Palabra.

 

 “Cuando hicieron el primer censo en la tierra de Israel(mandado por Jehová) la tribu de Judá era mayoritaria(74,600) sobre cualquier otra tribu, y ciertamente veo que Dios tenía algo especial con esa tribu. Además de eso, si recordamos en  Gen 49:8-10, Israel bendijo a Judá diciendo : “Te alabarán tus hermanos, tu mano será en la cerviz de tus enemigos. Cachorro de león. No será quitado el cetro de Juda”  y he aquí de la descendencia de Judá nacio Jesús. tanto José como María son descendencia de la tribu de Judá”. —Gerson Santos

 

“Nunca antes había disfrutado y me había deleitado al exponerme a la palabra diariamente en horas bien tempranito por las manañas antes de comenzar mi día, y estoy teniendo un tiempo de comunión y bendición en mi vida.  Hoy me conmoví muchísimo con la historia de José en cuanto al perdón y al propósito de Dios para la vida de sus hijos ¡¡¡Que todo obra para bien!!!–Fanny Donado

 

“En realidad el estar en la lectura abundante de la Palabra de Dios ¡Es emocionante!
Ahora mi mente esta buscando cada espacio que tengo para leer lo del día y si puedo hasta un poquito más.
Me ha impresionado como Dios ha tenido una relación tan cercana con Abraham, Jacob y ahora Moisés – y esa es la clase de relación con Dios que estoy buscando desarrollar con El”.–Dennis Chavarría

 

“Desde el principio en Génesis pude ver cual era el plan de Dios para nosotros–vivir en una relación íntima con El para siempre–y a pesar de que el hombre pecó y parecía imposible, ¡Sabemos que Dios lo hizo posible!!–Lucy Alvarez

 

Levíticos nos habla de la Leyes.-y aprendemos como El Señor tiene cuidado de todo, desde una mancha en una casa hasta las sospechas de celos de un esposo.  Algo que me llamó la atención fue la terquedad en el corazón del pueblo, y el atrevimiento de reprocharle al Señor que los saco de Egipto, ¿comerían carne y pescado, siendo esclavos? de la misma manera nos comportamos nosotros–cuando algo no sale como esperamos, murmuramos y nos enojamos con El Señor, hasta lo culpamos de nuestros fracasos, en lugar de detenernos y preguntarnos en que hemos fallado.–María Elena Ramos

 

“Siempre me ha llamado la atención el hecho de que Dios siempre instituía algo que sirviera de recordatorio, no sólo para los israelitas en ese momento, sino para las generaciones que vienen.
Con mi esposo hemos estado pensando en qué cosas podemos hacer para recordar todas las maravillas que Dios ha hechos con nosotros–desde nuestra preciosa salvación, hasta aquellas cosas que parecen pequeñas pero que Dios usa grandemente en nuestras vidas. El propósito: es que cuando nuestros hijos nos pregunten el por qué hacemos o celebramos algo, nosotros podamos contarles las grandezas de nuestro Dios”.–Angie García

 

“Subraye las veces en las que Dios le decía a su pueblo una y otra vez: “Sed santos, porque Yo soy Santo”
Me puse a pensar en mi vida y meditar si siendo hija del Santo, realmente soy santa en mi manera de vivir, como dice I Pedro 1:15-16, y si realmente lo creo, me sujeto a la voluntad de Dios y actúo asi como Jesús lo hubiera hecho. No estoy ni cerca de ser perfecta, pero el saber que Dios me ve santa y limpia por medio de Su Hijo me hace amarlo mas y querer ser como El.–Lucy Alvarez

  

Me encanta como Caleb dice, refiriéndose al tiempo que fue espía en Jerico: “yo le traje noticias como lo sentía en mi corazón” (14:7). El no se dejó llevar por la presión, por el montón, ni aún por la realidad de la situación, sino que él creyó en Dios de tal forma que su corazón no lo engañó en el momento de la prueba. ¡Que ejemplo!

“Hasta cuando sereis negligentes en poseer la tierra?” (18:3). Este pasáje me hizo refleccionar. ¿Estaré siendo negligente en algo bueno que Dios me ha llamado a hacer?Karisa Rivera

 

“Lámpara es a mis pies Tu Palabra
y lumbrera a mi camino”

Salmos 119:105

 

Para ver más sobre lo que hemos aprendido…La Biblia en 90 días

“Yo _____ prometo serte fiel, amarte, resp…resp…”

wedding vows2

¡Qué lindo es el amor!

Nos encanta escuchar canciones, ver películas y leer artículos que hablen del amor (de un hombre hacia una mujer).  Y ni se diga cuando se combina con la palabra “Incondiconal”  ¡Nos fascinan esas dos palabras juntas! pero…


¿Respeto Incondicional?

Umm, un poco difícil de asimilar, en especial, cuando se trata de que nosotros lo mostremos hacia los demás, en particular, hacia nuestros esposos.

Nos han hecho creer (la sociedad) de que nuestro respeto debe ser ganado por nuestros esposos, y que no es algo que damos sin condición, porque simplemente él no se lo merece.

Ahora veamos lo que Dios quiere que creamos, y desea que hagamos:

“En todo caso, cada uno de ustedes ame también a su esposa como a sí mismo, y que la esposa respete a su esposo

Efesios 5:33


Dios, en este mandato que le da a las parejas casadas, busca llenar las necesidades más grandes de cada cónyugue:

  • La de la esposa–ser amada
  • La del esposo–ser respetado

Nuestro respeto nace de una convicción, no de un sentimiento.  En pocas palabras, lo hago porque estoy completamente CONVENCIDA de que eso es lo que debo de hacer como esposa, y no esperar sentirlo (o que alguien se lo gane) para hacerlo.  El respetar a nuestros esposos no nos hace menos como mujeres, todo lo contrario, nos hace más preciadas ante los ojos de Dios y de nuestros amados.

Apenas tengo 4 años de casada, pero Dios ha estado llamando mi atención a esta área en especial, y deseo día a día poder aprender más.

A continuación quiero compartirles varias de las cosas que me han ayudado en esta área tan importante de nuestro matrimonio y otras que quiero empezar a hacer:


  • Estar constantemente refrescando mi mente con los principios bíblicos que hablan sobre mi papel como esposa.  Para eso es bien indispensable que yo LEA LA BIBLIA.  Al exponerme a las Escrituras Dios me irá  mostrando  Su  perfecta  voluntad para mi vida.
    Unas ideas para recordar lo que Dios me enseñó:  Memorizar el verso; anotar el versículo en mi libreta de apuntes; escribirlo en una hoja grande y pegarlo en un lugar que yo vea seguido (ejemplo: espejo del baño); escribirlo en una cartulina de 3×5 pulgadas y andarlo conmigo dondequiera que vaya para estarlo leyendo constantemente.
    Versos que hablan sobre el respeto: Efesios 5:33, 1 Pedro 3:1-2, Tito 2:3-5.

  • Leer libros cristianos que hablen sobre el matrimonio.  En ellos podemos encontrar consejos muy prácticos y funcionales, a parte de que enriquecen nuestro conocimiento de la relación matrimonial.  También nos abren los ojos en cuanto a las necesidades de nuestro cónyugue y de cómo podemos llenarlas.
    Nota: En este punto hay que tener un cuidado especial, porque no todos los libros que dicen ser de autores “cristianos” están basados en los principios eternos de Dios.  Cuando alguien te dice algo contrario a lo que está en la Biblia, o cuestiona algún principio claramente expuesto en las Escrituras, siéntete en la libertar de cerrar ese libro  y eliminarlo de tu librero.

  • Seguir el buen ejemplo de mujeres que son respetuosas con sus esposos.  La vida de una persona puede enseñarme más que 100 libros–con sólo su ejemplo.  Si conoces a alguna mujer que esté viviendo el mandato de respetar a su esposo, busca pasar tiempo con ella–sírvela, pídele consejos y sigue observándola de cerca.
    Idea: mira a tu alrededor, si encuentras una mujer que es ejemplo en esa área, acércate a ella y exprésale que deseas crecer en esta área y pedirle que te ayude.

  • Escribe una lista de las cualidades de tu esposo.  Siempre es bueno tener presente de que nuestro esposo tiene fortalezas así como debilidades.  Enfoquémonos en las buenas cualidades que ellos tienen–demosle gracias a Dios por ellas, y digámoselos a ellos.
    Idea: escríbele notitas expresándole tu amor y admiración; cada vez que él haga algo bueno, alábalo por ello; busca formas creativas de expresarle tu admiración.
  • Darles su espacio.  Todo ser humano necesita tener un tiempo para hacer aquellas cosas que le gustan.  En lo personal, soy bien acaparadora de mi esposo, y en cada tiempo libre que él tiene quiero que esté con nosotros (¡tengo que aprender mucho en esta área!) y me cuesta mucho darle ese espacio que necesita.
    Idea: ¡Dejarlo ir a jugar fútbol! jajaja, eso es lo que se me ocurre en mi caso, y en el tuyo ¿qué tienes que hacer?

La verdad es que la lista puede seguir y seguir…pero por los momentos empezaré con estos punto y hacerme experta en ellos.

Una lección de amor…

Hace poco recibí de mi esposo una gran lección de amor:

Estábamos en la casa, ya tarde en la noche, y  yo estaba afanada ordenando para el siguiente día, él estaba viendo las noticias deportivas (como ya sabrán estamos en vísperas de las eliminatorias al mundial, y a mi esposo le fascina el fútbol–así que ya se imaginarán como pasa pendiente de los partidos y las noticias) entonces yo le pregunté si él iba a acostar a nuestro hijo mayor–cosa que él siempre hace para leerle la Biblia–y él me dijo que sí, pero yo no miraba que se movía del sofá, así que le pregunté varias veces, pero ya con un toque de mala actitud (yo bien espiritual queriendo que le leyera la Biblia al niño…bueno, ya verán quién en realidad fue el más espiritual de esta historia).  Cuando él me vió que ya estaba un poco impaciente, con todo el amor del mundo me sentó en sus piernas y me preguntó si es que no era feliz (con esto ya se me bajó el “gas” como decimos en mi país) me expresó lo que estaba en su corazón y me pidió que lo comprendiera en esta área, ya que es la única distracción que él tiene.  Con esa acción él logró mucho más de lo que hubiera logrado si se hubiera puesto a la defensiva o grosero–él me trató con el amor que yo necesitaba, sin que yo lo mereciera.

Mi esposo es un hombre bien hogareño–nosotros somos su prioridad, y él pasa bastaste tiempo en casa, por eso y mucho más le doy gracias a Dios por el esposo que me ha dado.

Lección:  cuando nos tratamos con amor y respeto dentro de nuestro hogar, las cosas marchan super bien…

El es feliz, yo soy feliz, y Dios es glorificado.

Un camino inolvidable

foto por RichardLowkes

Esta es la nota que le escribí a las personas que se unieron conmigo
en la lectura de la Biblia en 90 días

____________________________________________________________

Una pequeña nota…

Les quiero dar las gracias por apuntarse en este gran reto, porque ha sido de mucho ánimo para mí. ¡Gracias!
Tambien les quiero compartir lo que leí el lunes cuando venía en el avión de regreso a casa, de un libro de Elizabeth George “Following God with all your heart”, y en los primeros capítulos ella toca el tema de la importancia de “leer, meditar y obedecer Su Palabra” (¡muy oportuna!). Lo que me llamó mucho la atención fueron dos ejemplos que ella dió:

  • El primero ejemplo es el de una mujer cristiana que influyó mucho en su vida, desde que ella era joven en su andar con Dios. Ella la admiraba mucho; esta mujer era paciente, amigable, segura, ayudadora. Ella era una constante fuente de animo, consolación, consejo, afirmación, exhortación, y exaltación del Señor…todo esto usando la Palabra de Dios como su fuente de sabiduría y conocimiento. Era una mujer verdaderamente influyente, usando la Palabra de Dios y su poder para impactar positivamente a muchos.
    Cuando por fin agarra el valor de preguntarle como hacia su devocional, ella le dijo que dividía la lectura de la Biblia de tal forma que la leía ¡4 veces al año!. Pero había algo extra que hacía esta mujer antes de comenzar a leer la Biblia de principio a fin, y era que ella escogía un tema en particular y escribía en su libreta de apuntes sus descubrimientos.Este ejemplo me está ayudando a ver este tiempo no sólo como leer la Biblia en un período corto de tiempo, sino que hacerlo CON PROPOSITO. Buscar un tema en el que yo SE con claridad que necesito la ayuda y dirección de Dios.Tal vez hemos estado luchando con un área en nuestras vidas que no queremos ceder, o en la que caemos continuamente (ejemplo: pereza, mal manejo del tiempo, inmoralidad sexual) o simplemente queremos ser mejores cónyugues, padres, siervos, etc.

Busquemos un tópico en especial y dejemos que Su Palabra cambie nuestra forma de pensar, lo cual cambiará nuestra forma de actuar.

  • En el segundo ejemplo ella cuenta de que su esposo trabajaba en el área de admisión de “El Seminario del Maestro” en California. Una Iglesia en California enviaba estudiante tras estudiante al Seminario. Un día lo llamaron y le dijeron que 12 jóvenes se había apuntado. Su esposo se preguntaba ¿qué está sucediendo en esta Iglesia? ¿Por qué tanto fruto se produce en esta congregación?. El se dió cuenta. El pastor de los jóvenes adultos los había retado a leer 15 capítulos diarios de la Biblia. Eso los llevó a leer la Biblia 4 veces en el año. El exponerse a la verdad de Dios creó en ellos un deseo de conocer más sobre la Biblia. También los motivó y los instruyó a darle a conocer a otros el poder de las Escrituras para que también ellos se enamoraran más de Dios y de Su Palabra.

La verdad es que Dios, por lo menos en mi vida, me confirmó y me animó para llevar a cabo esta lectura. Mi deseo es que al cabo de estos 90 días yo no sea igual.

Mi tópico: “Un corazón y una mente completamente entregados a Dios”

¿Cuál será el tuyo?

“En tus mandamientos meditaré;
Consideraré tus caminos.

Me regocijaré en tus estatutos;
No me olvidaré de tus palabras”

Salmos 119:15-16

Plan de Lectura–La Biblia en 90 días

Día 1     Génesis 1:1 al 16:16
Día 2     Génesis 17:1 al 28:19
Día 3     Génesis 28:20 al 40:11
Día 4     Génesis 40:12 al 50:26
Día 5     Exodo 1:1 al 15:18
Día 6     Exodo 15:19 al 28:43
Día 7     Exodo 29:1 al 40:38
Día 8     Levítico 1:1 al 14:32
Día 9     Levítico 14:33 al 26:26
Día 10   Levítico 26:27 a Números 8:14
Día 11    Números 8:15 al 21:7
Día 12   Números 21:8 al 32:19
Día 13   Números 32:20 a Deuteronomia 7:26
Día 14   Deuteronomio 8:1 al 23:11
Día 15   Deuteronomio 23:12 al 34:12
Día 16   Josué 1:1 al 14:15
Día 17  Josué 15: a Jueces 3:27
Día 18   Jueces 3:28 al 15:12
Día 19   Jueces 15:13 a 1 Samuel 2:29
Día 20   1 Samuel 2:30 al 15:35
Día 21   1 Samuel 16:1 al 28:19
Día 22   1 Samuel 28:20 a 2 Samuel 12:10
Dia 23   2 Samuel 12:11 al 22:18
Día 24   2 Samuel 22:19 a 1 Reyes 7:37
Día 25   1 Reyes 7:38 al 16:20
Día 26   1 Reyes 16:21 a 2 Reyes 4:37
Día 27   2 Reyes 4:38 al 15:26
Día 28   2 Reyes 15:27 al 25:30
Día 29   1 Crónicas 1:1 al 9:44
Día 30   1 Crónicas 10:1 al 23:32

Día 31   1 Crónicas 24:1 a 2 Crónicas 7:10
Día 32   2 Crónicas 7:11 al 23:15
Día 33   2 Crónicas 23:16 al 35:15
Día 34   2 Crónicas 35:16 a Esdras 10:44
Día 35   Nehemías 1:1 al 13:14
Día 36   Nehemías 13:15 a Job 7:21
Día 37   Job 8:1 al 24:25
Día 38   Job 25:1 al 41:34
Día 39   Job 42:1 a Salmos 24:10
Día 40   Salmos 25:1 al 45:14
Día 41   Salmos 45:15 al 69:21
Día 42   Salmos 69:22 al 89:13
Día 43   Salmos 89:14 al 108:13
Día 44   Salmos 109:1 al 134:3´
Día 45   Salmos 135:1 a Proverbios 6:35
Día 46   Proverbios 7:1 al 20:21
Día 47   Proverbios 20:22 a Eclesiastés 2:26
Día 48   Eclesiastés 3:1 Cantar de los Cantares 8:14
Día 49   Isaías 1:1 al 13:22
Día 50   Isaías 14:1 al 28:29
Día 51   Isaías 29:1 al 41:18
Día 52   Isaías 41:19 al 52:12
Día 53   Isaías 52:13 al 66:18
Día 54   Isaías 66:19 a Jeremías 10:13
Día 55   Jeremías 10:14 al 23:8
Día 56   Jeremías 23:9 al 33:22
Día 57   Jeremías 33:23 al 47:7
Día 58   Jeremías 48:1 a Lamentaciones 1:22
Día 59   Lamentaciones 2:1 a Ezequiel 12:20
Día 60   Ezequiel 12:21 al 23:39

Día 61   Ezequiel 23:40 al 35:15
Día 62   Ezequiel 36:1 al 47:12
Día 63   Ezequiel 47:13 a Daniel 8:27
Día 64   Daniel 9:1 a Oseas 13:6
Día 65   Oseas 13:7 a Amós 9:10
Día 66   Amós 9:11 a Nahum 3:19
Día 67   Habacuc 1:11 a Zacarías 10:12
Día 68   Zacarías 11:1 a Mateo 4:25
Día 69   Mateo 5:1 al 15:39
Día 70   Mateo 16:1 al 26:56
Día 71   Mateo 26:57 a Marcos 9:13
Día 72   Marcos 9:14 a Lucas 1:80
Día 73   Lucas 2:1 al  9:62
Día 74   Lucas 10:1 al 20:19
Día 75   Lucas 20:20 a Juan 5:47
Día 76   Juan 6:1 al 15:17
Día 77   Juan 15:18 a Hechos 6:7
Día 78   Hechos 6:8 al 16:37
Día 79    Hechos 16:38 al 28:16
Día 80    Hechos 28:17 a Romanos 14:23
Día 81   Romanos 15:1 a 1 Corintios 14:40
Día 82   1 Corintios 15:1 a Gálatas 3:25
Día 83   Gálatas 3:26 a Colosenses 4:18
Día 84   1 Tesalonisenses 1:1 a Filemón 25
Día 85   Hebreos 1:1 a Santiago 3:12
Día 86   Santiago 3:13 a 3ra de Juan 14
Día 87   Judas 1 a Apocalipsis 17:18
Día 88   Apocalipsis 18:1 al 22:21

La Biblia en 90 días–si consigo 5 personas que tomen el reto conmigo ¡Lo hago!

_MG_9882

 

 

 

 

 

 

 

Sé que estarán pensando “¿la Biblia en 90 días?…¡¡¡no lo creo!!!”.  Bueno, más que todo por eso quiero tomar el reto, porque sé que es GRANDE, pero es mucho más grande la recompensa de hacerlo. 

 

Hubo un año en que leí la Biblia en 1 año, valga la redundancia, y les diré que ha sido una de las mejores experiencias que he tenido.  Me permitió ver la Biblia, esos 66 libros, como un todo, y no independientes unos de otros.  De una forma u otra pude ver ese hilo que une todos los libros–la Mano de Dios en cada uno de ellos.

 

Ahora, se que hay una GRAN diferencia en leer la Biblia en un año a leerla en 90 días.  Pero si uno se lo propone, le da la prioridad que tiene, y lo hace con otras personas que lo estén animando, se puede hacer.  Por eso no me voy “tirar” a hacerlo sola…

 

Si consigo, por lo menos, 5 personas que lo hagan conmigo ¡lo hago!. 

 

Nos pondríamos de acuerdo en el día en que comenzaremos a leer, nos rendiríamos cuentas de la lectura, pero más que eso, compartiríamos lo que Dios nos ha enseñado.

 

¿De dónde saqué esto? ¿Dónde está el plan de lectura?  Esto lo vi en la página www.biblegateway.com y ahí mismo sale el plan de lectura por día de “La Biblia en 90 días”

 

¿Qué dices? ¿Me acompañas?

 

“La ley del Señor es perfecta:
      infunde nuevo aliento.
   El mandato del Señor es digno de confianza:
      da sabiduría al sencillo. 
Los preceptos del Señor son rectos:
      traen alegría al corazón.
   El mandamiento del Señor es claro:
      da luz a los ojos. 
El temor del Señor es puro:
      permanece para siempre.
   Las sentencias del Señor son verdaderas:
      todas ellas son justas. 
Son más deseables que el oro,
      más que mucho oro refinado;
   son más dulces que la miel,
      la miel que destila del panal. 
Por ellas queda advertido tu siervo;
      quien las obedece recibe una gran recompensa

Salmos 19:7-11